La transformación digital se impone como una necesidad también para servicios públicos y sanitarios, de hecho, multitud de gestiones que realizamos con la administración (presentación de impuestos, solicitud de citas, descarga de documentos etc.), se realizan electrónicamente. En este sentido, la firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios no solo tiene multitud de usos, sino que también impulsa la transformación digital y agiliza la realización de cualquier gestión. En este post vamos a analizar cómo se utiliza la firma electrónica en este sector y qué ventajas aporta.

Usos de la firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios

La pandemia debida a la COVID-19 ha afectado especialmente al sector sanitario, lo que ha supuesto una gran aceleración de los procesos de transformación digital para reducir gastos y, sobre todo, mejorar los procesos con proveedores, sanitarios y pacientes.

En el sector sanitario podemos encontrar empresas o entidades que prestan diversos servicios relacionados con la salud: hospitales, empresas de asistencia, compañías de seguros etc. Todas estas empresas tienen el objetivo de satisfacer cada una de las necesidades que surgen en los pacientes en relación a la salud, lo que supone que se deban firmar multitud de documentos cada día.

La firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios se puede utilizar de las siguientes formas:

  • Firma de consentimiento informado. Cuando un paciente debe someterse a una prueba para realizar un diagnóstico (por ejemplo, una resonancia magnética), debe ser informado de las consecuencias que puede tener la prueba y de todo el proceso. Para la firma del consentimiento informado se puede utilizar la firma electrónica.
  • Firma de formulario de admisión de un hospital. Cuando un paciente requiere hospitalización debe rellenar y firmar un formulario de admisión. El procedimiento se agiliza con la firma electrónica.
  • Firma de resultados de pruebas médicas. Para el diagnóstico de las enfermedades se realizan pruebas y se elaboran informes por especialistas que deben ser firmados por estos. La firma electrónica evita que se consuma papel y que el especialista se deba desplazar para firmar.
  • Firma de la aceptación de la protección de datos (RGPD). Los datos de los pacientes relativos a su salud son especialmente sensibles por lo que es importante que firmen el consentimiento del tratamiento de sus datos personales necesario para el tratamiento y diagnóstico.
  • Firma de pólizas de responsabilidad civil profesional. Los médicos contratan de forma habitual un seguro de responsabilidad civil profesional que cubra los daños que se pueden producir en caso de reclamación de un cliente por una negligencia médica, por ejemplo. La firma de estas pólizas, de sus anexos, de las comunicaciones con la aseguradora o de los anexos a la póliza inicial, se puede realizar con firma electrónica.
  • Firma de comunicaciones legales. En ocasiones puede ser necesario enviar comunicaciones con validez legal o comunicaciones fehacientes a sanitarios, pacientes o proveedores, por ejemplo, y la firma electrónica es utilizada porque aporta plena validez legal.
  • Firma de contratos con proveedores. Los hospitales y centros sanitarios reciben productos y material sanitario cada día y los contratos con los proveedores se pueden firmar con firma electrónica, así como los albaranes de entrega, por ejemplo.
  • Firmas de contratos de trabajo. Los centros sanitarios han visto aumentar la necesidad de contratar personal debido a la pandemia y la firma de contratos de trabajo con firma electrónica permite agilizar los trámites y que el trabajador comienza cuanto antes su labor.

Ventajas de la firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios

Podemos destacar las siguientes ventajas de la firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios:

  • Seguridad. La seguridad es fundamental para los servicios públicos y sanitarios. La firma electrónica avanzada aporta el encriptado de la información y la identificación inequívoca de los firmantes. Por otro lado, el documento de evidencias recoge todas las evidencias electrónicas del proceso de firma de documentos como las IPs de los dispositivos que han intervenido, las direcciones de correo electrónico o los números de teléfono móvil de los firmantes.
  • Ahorro de tiempo. En los centros sanitarios se generan multitud de procesos que deben realizarse de forma rápida y la firma electrónica aporta la agilidad necesaria para que cualquier gestión de firma de documentos se haga en poco tiempo.
  • Aumento de la satisfacción de pacientes, sanitarios y proveedores. Todas las personas implicadas en un proceso de firma verán aumentar su satisfacción debido a la rapidez y facilidad de uso de la firma electrónica.
  • Cuidado del medioambiente. La responsabilidad social corporativa de los centros sanitarios aumenta puesto que con la firma electrónica no se utiliza papel, ni tinta, ni son necesarios desplazamientos en coche u otros vehículos que contaminen.
  • Ahorro de costes. Todo lo anterior redunda en un ahorro de costes en la gestión de los procesos de firma.

Tal y como hemos visto, la firma electrónica en los servicios públicos y sanitarios aporta agilidad y se puede utilizar para numerosas gestiones en las que es necesario firmar un documento. Prueba ahora la firma electrónica y comprueba de primera mano todas las ventajas que puede aportarte.